jueves, 11 de enero de 2018

CONCEPTO DE INVESTIGACIÓN TRASLACIONAL Y SU PAPEL EN LA INNOVACION SANITARIA

La Investigación Traslacional está hoy consolidada como una potente herramienta para la innovación en el ámbito de los cuidados de la salud. Gracias a ella se consiguen aplicar los conocimientos adquiridos en campos de estudio no clínicos a la solución de problemas relacionados directamente con los cuidados de la salud.

En los años próximos al cambio de siglo, la biomedicina se encontraba en una encrucijada. Si bien la importancia de mejorar nuestra comprensión de los estados de salud y enfermedad resultaba evidente, el conocimiento adquirido no conseguía mejorar los tratamientos, diagnósticos y cuidados ofrecidos a los pacientes.  La Investigación Traslacional surgió entonces como salida a una situación que parecía insoslayable. Una de las publicaciones de mayor impacto en su conceptualización[1], resume el problema de la siguiente manera: Los cuerpos médicos  científicos y los responsables de políticas sanitarias se muestran cada vez más preocupados porque los descubrimientos científicos de las pasadas generaciones no se están trasladando eficientemente en beneficios tangibles para los pacientes.”

Así, inicialmente, la investigación traslacional se concibió como una herramienta científica para puentear el abismo en el que caían irremediablemente los resultados de la investigación básica en biomedicina, favoreciendo su llegada a la clínica y a los pacientes y, con ello, cerrando eficientemente el ciclo de inversión en investigación biomédica. 

Autor B. Mellor
NATURE. Published online 11 June 2008 | Nature 453, 840-842 (2008) | doi:10.1038/453840a.Autor: B. Mellor
Sin embargo, el concepto de investigación traslacional ha sufrido una rápida evolución desde que comenzara a acuñarse en los primeros años del siglo XXI, cuando solía sintetizarse mediante la conocida frase “bench to bedside”. Si bien el concepto siempre está relacionado con la necesidad de adaptar el conocimiento adquirido en distintos campos de investigación básica a la práctica clínica -algo imprescindible para que el avance en el conocimiento se traduzca en avances para los cuidados de la salud y para alcanzar el objetivo global de vivir más y mejor-, la complejidad de esta adaptación es tan elevada que han surgido numerosas definiciones que, al coexistir, provocan cierta confusión en cuanto a lo que se considera realmente Investigación Traslacional.

Hoy en día se considera que el conocimiento básico puede llegar desde cualquier campo de estudio, no solo la biomedicina. La medicina traslacional actual integra en la práctica clínica no solo conocimientos de biología celular y molecular, sino también conocimientos informáticos y  de ingeniería. A la vista están, por ejemplo, el potencial clínico del Big Data, la robótica y la ingeniería de órganos y tejidos mediante nuevos materiales e impresiones 3D.  El consenso establece hoy 5 fases para la Investigación Traslacional[2]:

FASE
ACTIVIDADES QUE COMPRENDE
T1
Procesos que llevan ideas para la aplicación de conocimiento proveniente de la investigación básica a la obtención de las primeras evidencias en muestras de pacientes y/o ensayos en humanos.   
T2
Proyectos relacionados con el establecimiento de la efectividad en humanos y guías de práctica clínica.   
T3
Investigación dirigida a la implantación y diseminación de innovaciones y nuevas aplicaciones clínicas.
T4
Investigación centrada en la efectividad y resultados en poblaciones.
T0
Comprende investigación clínica que devuelve el testigo a la investigación básica, como por ejemplo los estudios GWA (Genome-Wide Association)

La necesidad de mejorar nuestras estrategias para el traslado del conocimiento desde áreas de investigación básica a la clínica, en particular mediante la realización de ensayos clínicos, viene impulsando en los últimos años los programas de financiación autonómicos, nacionales e internacionales. La Investigación Traslacional se ha convertido en una prioridad para las estrategias de salud de muchos gobiernos y de los programas internacionales más destacados y competitivos. 

Nuestro equipo de la Fundación Progreso y Salud, ha consolidado varias definiciones consensuadas por expertos en una definición propia que aplicaremos para guiar nuestros criterios en los servicios de información, análisis y gestión  de la investigación biosanitaria:

Se considera Investigación Traslacional a la investigación multidisciplinar sobre problemas clínicos que traslada conocimiento adquirido en el laboratorio a métodos de prevención, diagnóstico o terapia en pacientes y que utiliza datos de pacientes e información obtenida de la práctica clínica.

La Investigación Traslacional comprende por tanto, según nuestro criterio, desde estudios en modelos electrónicos, celulares y animales (siempre que se utilicen genes, células o datos obtenidos de pacientes en la práctica clínica), incluyendo todas las fases de los ensayos clínicos, estudios observacionales y estudios post-comercialización, hasta la toma de decisiones terapéuticas en la práctica clínica diaria.

La Investigación Traslacional es además una fase necesaria para una buena parte de la innovación en los cuidados de la salud ya que forma parte del proceso que permite ajustar la innovación a un entorno clínico particular.



[1] Sung NS, et al. Central challenges facing the national clinical research enterprise. JAMA 2003; 289: 12781287
[2] Fort, D., Herr, T., Shaw, P., Gutzman, K., & Starren, J. (2017). Mapping the evolving definitions of translational research. Journal of Clinical and Translational Science, 1(1), 60-66. doi:10.1017/cts.2016.10